Murió el griego Manolis Glezos, "primer resistente de Europa" según Charles de Gaulle

El héroe de la resistencia griega contra los nazis Manolis Glezos, fallecido el lunes a los 97 años, había sido calificado de "primer resistente de...
  • Manolis Glezos habla durante un mitin de campaña de la formación izquierdista Syriza, el 3 de mayo del año 2012 en la céntrica plaza Omonia de Atenas
Atenas (AFP) |

El héroe de la resistencia griega contra los nazis Manolis Glezos, fallecido el lunes a los 97 años, había sido calificado de "primer resistente de Europa" por el general francés Charles de Gaulle, por atreverse, en 1941, a derribar la bandera nazi de la Acrópolis

"Los alemanes acababan de reducir el último reducto aliado en Creta" y "Hitler decía que 'Europa (era) libre'. Queríamos demostrarle que, precisamente, el combate comenzaba", declaró Manolis Glezos en una entrevista con la AFP en junio de 2011.

En la noche del 30 al 31 de mayo de 1941, entonces de 18 años, Glezos descolgada, junto con su amigo Apostolos Santas, de 19 años, la bandera nazi del monumento ateniense.

"Un policía griego controló revisó nuestros papeles por violar el toque de queda cuando salíamos de la Acrópolis, pero nunca habló", dijo en la entrevista.

Condenados por rebeldía por los nazis a la pena capital, los dos hombres fueron detenidos por casualidad en marzo de 1942 y fueron puestos en libertad un mes después, pues los nazis no reconocieron en ellos a los autores del episodio de la Acrópolis. Apostolos Santas falleció en abril de 2011.

Esa acción heroica sobrepasó las fronteras griegas, pero Glezos, que no dejó de militar en la izquierda, mantuvo siempre un perfil bajo, destacando la acción colectiva "de los combatientes" de la resistencia.

- Condenado, exiliado, diputado-

Nacido en 1922 en la isla de Naxos en el mar Egeo, Glezos se instaló en Atenas desde los 12 años con su familia, involucrándose muy joven en la juventud antifascista.

Fue detenido y encarcelado varias veces durante la ocupación nazi (1941-1944). La última vez, en septiembre de 1944, logró huir de prisión. Su hermano menor Nikos había sido ejecutado por los nazis en mayo del mismo año.

Miembro del Partido Comunista Griego KKE, ilegal en Grecia durante los años 1950 y 1960, fue de nuevo condenado a muerte en dos ocasiones por su militancia comunista, y la última pena capital le fue conmutada por cadena perpetua.

Finalmente, purgó cerca de 12 años de prisión. Fue durante este periodo elegido diputado con la EDA (Izquierda Democrática).

Durante la dictadura de los coroneles (1967-1974), seguirá siendo detenido y exiliado durante cuatro años en las islas-presidio egeas.

Fue elegido diputado y eurodiputado en 1984, durante la breve cooperación de la EDA con el movimiento socialista Pasok en los años 1980.

Dos años más tarde, elegido presidente del Consejo Municipal de su pueblo Apirathos en Naxos, trató de instaurar un modelo de democracia "directa".

- ¡A gritar por Grecia! -

Desde el inicio de la crisis en 2010, y pese a su edad, participó en manifestaciones violentas contra la austeridad. En febrero de ese año, fue afectado en la plaza Syntagma, frente al Parlamento en Atenas, por gases lacrimógenos.

"¿Es posible imponer esas medidas a golpe de gases lacrimógenos?", decía entonces.

Como antinazi, defendió además el reembolso por parte de Alemania del préstamo obligatorio al régimen nazi, cuestión que sigue sin resolverse.

Esta posición no le impidió, sin embargo, socorrer en 2017 al embajador alemán de la época, abucheado durante una ceremonia de homenaje a las víctimas civiles griegas de una masacre alemana.

"El hijo de un criminal, cualquiera que sean los crímenes de su padre o de su madre, no es responsable", declaró Glezos, tras tomar al embajador de la mano.

En mayo de 2012, fue elegido diputado en las listas de la coalición de izquierda radical Syriza y, dos años más tarde, eurodiputado.

Pero cuando el entonces primer ministro Alexis Tsipras cedió a los acreedores en julio de 2015, firmando un tercer préstamo internacional y aceptando seguir una política de rigor, Glezos rompió con Syriza.

Llamó entonces a todos sus "viejos camaradas a gritar, como en el pasado, por Grecia, la justicia y la libertad".



Metrolibre