Se abre juicio a ex primer ministro francés por caso de empleos ficticios

El ex primer ministro francés François Fillon y su esposa Penelope comparecieron el miércoles en un tribunal de París en la apertura de su juicio...
  • El ex primer ministro francés François Fillon y su esposa Penelope llegan a un tribunal para participar de la apertura de su juicio, el 26 de febrero de 2020 en París
París (AFP) |

El ex primer ministro francés François Fillon y su esposa Penelope comparecieron el miércoles en un tribunal de París en la apertura de su juicio por presunta malversación de más de un millón de euros en un caso de empleos ficticios.

La pareja y el ex diputado suplente de Fillon, Marc Joulaud, podrían ser condenados a una pena de hasta 10 años de prisión, una cuantiosa multa y una inhabilitación para cargos públicos.

El esperado juicio del excandidato presidencial a las elecciones de 2017 y su esposa debía comenzar el lunes, pero se retrasó por una huelga de abogados.

Los jueces de instrucción, que investigaron durante más de dos años, están convencidos de que Penelope Fillon, de 64 años, recibió durante años un sustancioso sueldo por un puesto de asistente parlamentaria de su marido, cuando éste era diputado, y posteriormente de su suplente, que en realidad nunca ejerció.

El juicio comenzó con argumentos técnicos sobre el tiempo en el que los presuntos delitos fueron cometidos y si no recaen bajo la ley de la prescripción, y sobre la definición del delito de malversación de fondos públicos.

El tribunal debe decidir estas cuestiones antes de poder examinar el fondo del caso.

Este escándalo, conocido en Francia como el "Penelopegate", enterró las ambiciones presidenciales de Fillon, gran ganador de las primarias conservadores, y provocó la implosión de la derecha francesa, que hasta ahora no ha logrado alzar cabeza.

Fillon, que denuncia un "complot" de la izquierda para eliminarlo de la carrera presidencial, asegura que su esposa sí ejerció el empleo en cuestión.

Pero, durante la investigación, nadie, ni los periodistas, ni sus excolaboradores, ni los jardineros, pudieron certificar haberla visto trabajando.

La Asamblea Nacional francesa se constituyó como parte civil para pedir el reembolso de este dinero si la justicia considera que se trató de un empleo ficticio.



Metrolibre