Conservadores lideran legislativas en Irán tras primeros resultados

Los conservadores de Irán están a la cabeza según los primeros resultados de las elecciones legislativas publicados el sábado, un avance favorecido por una probable...
  • Un votante iraní señala su dedo con tinta después de votar en Teherán, el 21 de febrero de 2020
Teherán (AFP) |

Los conservadores de Irán están a la cabeza según los primeros resultados de las elecciones legislativas publicados el sábado, un avance favorecido por una probable baja participación como consecuencia de la descalificación de miles de candidatos.

Les elecciones tuvieron lugar el viernes en un contexto de violenta recesión económica debida, en parte, a las sanciones estadounidenses, que exacerbó las tensiones entre Teherán y Washington, enemigos jurados.

Antes del voto, casi la mitad de las 16.000 candidaturas fueron invalidadas, incluidas las de miles de reformistas y moderados, lo que redujo prácticamente el escrutinio a un enfrentamiento entre conservadores y ultraconservadores.

Los observadores predijeron una fuerte abstención, ya que la población está desilusionada por las promesas incumplidas de los políticos y se enfrenta a duras condiciones de vida.

El sábado a mediodía se habían contado los votos en 71 de las 208 circunscripciones de todo el país, según las cifras del comité electoral nacional comunicadas por la agencia de noticias ISNA.

La alianza formada por los conservadores y los ultraconservadores parecía tener una ventaja cómoda en Teherán según los primeros resultados, declaró el portavoz del comité Esmail Musavi en la televisión estatal.

Según Musavi, la mayoría de los votos fueron a parar a las tres primeras candidaturas de esta lista dirigida por Mohamad Bagher Ghalibaf, tres veces candidato desafortunado a la presidencia, exjefe de la policía, miembro de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, y alcalde de Teherán entre 2005 y 2017.

Los moderados y los reformistas eran muy escasos entre los 40 candidatos a Teherán, añadió el portavoz. Con sus 30 escaños, la capital iraní tiene una importancia electoral destacable.

-Una selección-

Los resultados finales para Teherán y otras provincias se anunciarán a más tardar el domingo por la mañana, añadió Musavi. Las autoridades anunciaron el cierre de las escuelas en decenas de grandes ciudades para permitir las operaciones de recuento.

Si estos primeros resultados se confirman, ello supondría un duro golpe para el moderado presidente Hasan Rohani, cuyo margen de maniobra se verá limitado hasta el final de su mandato en 2021.

Según cifras no oficiales publicadas por la agencia Fars, la coalición conservadora obtuvo 135 de los 290 escaños en el nuevo parlamento. Los reformistas ganaron 20 y los independientes 28.

La agencia Fars informó que 1,9 millones de personas votaron en Teherán, de los 9 millones de votantes en la capital.

Entre los que boicotearon las elecciones en la capital estaba Arghavan Aram, que dirige una oenegé para personas transexuales. "Una elección con una sola tendencia política no es una elección, es una selección", dijo. Tambièn afirmó que esperaba un futuro en el que "Trump (el presidente estadounidense Donald Trump) se fuera, los demócratas llegaran al poder, y un líder supremo moderado" en Irán, para que las cosas cambien.

-Nuevas muertes por coronavirus-

Las elecciones del viernes, las undécimas desde la Revolución Islámica de 1979, coincidieron con el anuncio de nuevas muertes en Irán a causa del nuevo coronavirus.

El sábado, las autoridades iraníes anunciaron un nuevo fallecimiento, con lo que el número de muertes relacionadas con esta enfermedad asciende a cinco, la cifra de víctimas mortales más alta en un país fuera de Oriente.

Un total de 28 personas resultaron infectadas en Irán. Las cinco personas fallecidas son probablemente iraníes.

Además, Irán está sumido en una violenta recesión, tras la retirada en 2018 de Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní, firmado en 2015 entre Teherán y el grupo 5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y Alemania) y el restablecimiento de las sanciones estadounidenses que asfixiaron la economía de este país petrolero.

Rohani veía en ese pacto la esperanza de una era de prosperidad para Irán. Pero los ultraconservadores se oponen a cualquier negociación con Occidente y están impacientes por salir del acuerdo nuclear internacional.



Metrolibre