Pocas expectativas entre los palestinos ante el plan de paz de Trump

Cuando se pregunta a los palestinos qué piensan de las intenciones del presidente Donald Trump de presentar de un plan de paz para Oriente Medio...
  • Unos palestinos pasan por delante de un mural en Ramala, en la Cisjordania ocupada, el 24 de enero de 2020
Ramala (Territorios Palestinos) (AFP) |

Cuando se pregunta a los palestinos qué piensan de las intenciones del presidente Donald Trump de presentar de un plan de paz para Oriente Medio en los días venideros, la respuesta general es muy pesimista, o encogerse silenciosamente de hombros.

El presidente estadounidense anunció que el plan, que ha sido postergado varias veces, será finalmente divulgado el próximo martes cuando el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y su rival político Benny Gantz se entrevisten con él en Washington.

Pero la dirección palestina no ha sido invitada, en un contexto de serias divergencias entre el presidente Mahmud Abas y Trump sobre la parcialidad proisraelí que los palestinos atribuyen al inquilino de la Casa Blanca.

Este viernes, en la ciudad de Ramalá, en el corazón de Cisjordania ocupada, donde tiene su sede el ejecutivo palestino, muchos de los que entraban a orar en la mezquita ignoraban el anuncio hecho la víspera por Trump.

Otros aseguran que no esperan nada del presidente estadounidense, al que consideran totalmente parcial.

"Trump no representa a nadie, salvo a sí mismo, y es un presidente loco", afirma Munther Abu Awad. "Lo que va a anunciar será en favor de Israel".

Hosam Abdul Raheem, de 57 años, espera que el plan sea anunciado y luego rápidamente olvidado. "El acuerdo no servirá para nada", augura.

"Haga lo que haga, esto no nos afecta porque no tenemos nada que perder", sentencia.

- "En interés de Israel" -

Nasser Nassar, de 57 años, trabaja como profesor de día y conductor de autobús de noche, doble empleo necesario para pagar sus facturas.

"Trump se considera a sí mismo como el presidente del mundo y no solo de Estados Unidos, y el hecho es que está actuando en interés de Israel", afirma.

Pero el hombre también critica a la dirección palestina, así como al gobierno de Israel, por las condiciones de vida en los territorios palestinos, donde un cuarto de la población vive en la pobreza.

Israel ocupa Jerusalén Este y Cisjordania desde la Guerra de los Seis días en 1967.

Actualmente, más de 600.000 colonos israelíes viven en estos territorios, en asentamientos considerados ilegales por la ley internacional.

Los palestinos consideran a Jerusalén Este como la capital de su futuro Estado, que parece cada vez más lejano. Abas rompió contactos y negociaciones con Trump después de que la administración de Estados Unidos reconociera a Jerusalén como la capital del Estado de Israel.

El presidente republicano ha adoptado una serie de medidas que han entusiasmado al gobierno conservador de Netanyahu, pero que son consideradas nefastas para los palestinos.

Según la prensa israelí, que cita partes filtradas del plan de Trump, éste podría garantizar la soberanía de Israel sobre Jerusalén y sobre los asentamientos hebreos en Cisjordania.

Trump tuiteó posteriormente que esos informes de prensa eran meras "especulaciones" y que los detalles completos del plan serían divulgados posteriormente.

- Difícil de aplicar -

Tanto los analistas israelíes como los palestinos se muestran escépticos de que el plan de Trump pueda alguna vez ser implementado.

Nour Odeh, un analista político palestino de Cisjordania, afirma que los detalles del plan, si se confirmaran, hacen que sea imposible que fuera aceptado por cualquier dirigente palestino.

Por su parte Trump espera obtener el apoyo a su plan de Arabia Saudita y de otras naciones árabes, para presionar así a Abas.

Pero en el diario Yediot Ahronot, el comentarista Nahum Barnea asegura que, según los detalles que han trascendido, ello parece improbable.

"Ningún líder árabe, ni siquiera el príncipe Mohamed bin Salman (...) podrían apoyar públicamente el plan", afirma.

También advierte que las fuerzas de seguridad israelíes deberían preocuparse sobre "cómo la calle palestina reaccionará".



Metrolibre