Los demócratas se reúnen ante el inminente juicio contra Trump

Con la solemne lectura de los cargos y el juramento de los legisladores, comenzó este jueves en el Senado de Estados Unidos el juicio político...
  • La líder demócrata de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, 9 de enero de 2020 en Washington
Washington (AFP) |

Con la solemne lectura de los cargos y el juramento de los legisladores, comenzó este jueves en el Senado de Estados Unidos el juicio político contra el presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción del Congreso.

Por tercera vez en la historia estadounidense, el Senado se transformó en una sala de juicio político, dirigida por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, como marca la Constitución.

Bajo un estricto silencio, los 99 senadores estadounidenses presentes (uno estuvo ausente por una urgencia familiar) encargados de juzgar al mandatario juraron "impartir justicia de manera imparcial de acuerdo con la Constitución y las leyes" frente al magistrado de mayor rango en el país, quien previamente había hecho lo mismo.

La primera audiencia del juicio en el Senado comenzará el martes a las 13H00 (18H00 GMT).

Más temprano, en un momento profundamente simbólico, se leyeron los dos artículos de juicio político, acusando a Trump de abuso de poder y obstrucción del Congreso.

Además, los siete demócratas de la Cámara de Representantes designados fiscales comparecieron en el Senado para leer la acusación aprobada el 18 de diciembre en la Cámara Baja del Congreso.

Trump es acusado de "crímenes graves y delitos menores", dijo Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, que se desempeñará como fiscal principal del juicio.

Trump "actuó de manera contraria a la confianza depositada en un presidente y subversiva para la conducta del gobierno", continuó.

El mandatario es acusado de abuso de poder por retener ayuda militar a Ucrania, así como por prometer una reunión de la Casa Blanca al presidente de ese país a cambio de una investigación sobre un potencial rival en las elecciones presidenciales, el demócrata Joe Biden.

Una vez que se conoció este caso, Trump presuntamente obstaculizó la investigación del Congreso al prohibir a sus asesores testificar o proporcionar documentos, agregó Schiff.

Trump confió en la mayoría republicana al decir el jueves por la tarde que el juicio "debería ir muy rápido".

- "Imparcial" -

Trump repitió además que no había hecho "nada malo" y se presentó como una víctima de una "caza de brujas" orquestada por los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes.

Ahora, se espera que la Cámara alta absuelva a Trump. Para condenar y destituir a un presidente se requiere el apoyo de dos tercios del Senado, algo altamente improbable en una cámara dominada por los republicanos.

El jefe republicano del Senado, Mitch McConnell, quien ha sido extremadamente crítico con la acusación de Trump, volvió a criticar la investigación de la Cámara baja.

"Fue una evidente actuación partidista de principio a fin", dijo McConnell. "Pero no es lo que será este proceso". Y agregó: "El momento de la Cámara baja ha terminado. La hora del Senado se acerca".

Schiff, de 59 años y una de las bestias negras del presidente, ha supervisado la pesquisa en su contra y liderará la acusación como jefe de la Comisión de Investigación de la Cámara de Representantes.

El equipo de Schiff incluye seis parlamentarios demócratas que reflejan la diversidad de los representantes del partido. Nancy Pelosi destacó su "experiencia legal" como exfiscales, abogados o incluso jefes de policía.

Pese a las pocas posibilidades de que 20 senadores republicanos voten en contra del presidente para alcanzar el número necesario para la destitución, los demócratas esperan que el juicio saque a flote nuevos elementos embarazosos para Trump, y exigen que testifiquen cuatro asesores cercanos al presidente.

Un funcionario de la administración Trump dijo a periodistas que el gobierno espera que el juicio no dure más de dos semanas, sugiriendo que McConnell podría usar su mayoría republicana de 53-47 para no llamar a testigos y llevar rápidamente los cargos a votación.

La senadora republicana Susan Collins señaló que "probablemente" apoyaría una moción para llamar a testigos. "Contar con información adicional sería útil", dijo en un comunicado.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, imploró a sus colegas republicanos que votaran por reglas justas que permitieran testigos y señaló: "Cada uno de nosotros, demócratas y republicanos, enfrentaremos la opción de comenzar este juicio en busca de la verdad o al servicio del deseo del presidente de encubrirlo".

- "Sabía exactamente" -

En relación al primer artículo por el que se acusa a Trump, la Oficina de rendición de cuentas del gobierno (GAO) concluyó en un informe publicado el jueves que la Casa Blanca violó la ley federal al suspender temporalmente los fondos aprobados por el Congreso para Ucrania.

"El cumplimiento fiel de la ley no permite que el presidente sustituya sus propias prioridades políticas por las que el Congreso ha promulgado", indicó el organismo de control del Congreso.

Los demócratas publicaron documentos esta semana que muestran que el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, trabajó con el estadounidense nacido en Ucrania Lev Parnas para presionar a Kiev para investigar a Biden.

También expusieron cómo ambos, junto con funcionarios ucranianos, trataron de expulsar a la embajadora estadounidense en el país, Marie Yovanovitch, finalmente despedida por Trump.

En una entrevista televisada el miércoles, Parnas le dijo a la cadena MSNBC que "el presidente Trump sabía exactamente lo que estaba pasando".

"Estaba al tanto de todos mis movimientos. No haría nada sin el consentimiento de Rudy Giuliani o el presidente", afirmó.