EEUU deja de considerar las colonias israelíes contrarias al derecho internacional

Estados Unidos ya no considera que las colonias israelíes en territorios palestinos sean "incompatibles con el derecho internacional", anunció el lunes el secretario de Estado,...
  • El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo
Washington (AFP) |

Estados Unidos ya no considera que las colonias israelíes en territorios palestinos sean "incompatibles con el derecho internacional", anunció el lunes el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un cambio en la política exterior estadounidense.

La declaración coloca a Washington en desacuerdo con prácticamente todos los países y con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y se produce justo cuando el centrista Benny Gantz intenta formar un gobierno para reemplazar al primer ministro Benjamin Netanyahu, un aliado cercano del presidente estadounidense, Donald Trump.

"Después de estudiar cuidadosamente todos los aspectos del debate legal, este gobierno está de acuerdo (...) [en que el] establecimiento de asentamientos civiles israelíes en Cisjordania no es, en sí mismo, incompatible con el derecho internacional", dijo Pompeo.

"Afirmar que el establecimiento de asentamientos civiles es incompatible con el derecho internacional no ha funcionado. No ha avanzado la causa de la paz", dijo Pompeo.

La Autoridad Palestina denunció este lunes la posición de Estados Unidos.

Washington no está "calificado o autorizado para anular las disposiciones del derecho internacional y no tiene derecho a legalizar las colonias israelíes", declaró en un comunicado el portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina.

Netanyahu dijo, por el contrario, que el cambio de Estados Unidos corrigió "un error histórico" para los 600.000 colonos israelíes que viven en Cisjordania y Jerusalén oriental entre alrededor de 2,9 millones de palestinos.

La medida seguramente se interpretará como un impulso para Netanyahu, que está luchando por mantenerse en el poder tras no poder formar un gobierno de coalición.

Pompeo negó tal motivación. La presente resolución, dijo, "no está relacionada con nada que tenga que ver con la política interna en ningún lugar de Israel".

- Romper con el pasado -

Hasta ahora la política estadounidense se basaba, al menos en teoría, en una opinión legal emitida por el Departamento de Estado en 1978 que decía que el establecimiento de asentamientos en los territorios palestinos capturados una década antes por Israel iba en contra del derecho internacional.

El cuarto convenio de Ginebra sobre las leyes de la guerra prohíbe explícitamente el traslado de civiles a los territorios ocupados.

Si bien Washington ha solido vetar las medidas del Consejo de Seguridad contra Israel, el anterior presidente, Barack Obama, exasperado con Netanyahu, permitió en sus últimas semanas en el cargo la aprobación de la Resolución 2334 que calificó los asentamientos israelíes como una "violación flagrante" del derecho internacional.

Las administraciones anteriores de Estados Unidos también han criticado los asentamientos en diversos grados.

- ¿Un "apartheid" permanente?" -

La precandidata presidencial demócrata Elizabeth Warren sostuvo que en caso de ganar revertiría el cambio "descaradamente ideológico" de Pompeo.

"No solo estos asentamientos violan el derecho internacional, sino que hacen que la paz sea más difícil de lograr", tuiteó.

Otro senador demócrata, Chris Murphy, manifestó que la "monumentalmente mala" decisión del gobierno estadounidense "podría eliminar las posibilidades de paz entre israelíes y palestinos".

"Y coloca a Israel en un camino que tiene una elección terrible al final: convertirse en un estado no judío o convertirse en un estado de apartheid permanente", dijo Murphy.

El grupo activista Peace Now remarcó que este año, hasta octubre, Israel aprobó la construcción de 8.337 unidades de vivienda, un aumento del 50% respecto del año anterior.

Israel desmanteló casas en la Franja de Gaza cuando se retiró en 2005 y hace una distinción entre asentamientos y construcciones en el este de Jerusalén, que ha sido anexada por el estado judío.

Netanyahu prometió en su última campaña electoral anexar también grandes partes de Cisjordania, una medida que acabaría con la perspectiva de una solución de dos estados.

Trump ha tomado una serie de medidas históricas que incluyen reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y cortar la ayuda a la agencia de la ONU que brinda educación a los refugiados palestinos.

El último paso pone a Estados Unidos a gran distancia de la Unión Europea.

Para la UE, "toda actividad de colonización es ilegal respecto al derecho internacional y compromete la viabilidad de la solución de dos estados y las perspectivas de una paz duradera, como lo reafirma la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU", sostuvo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una declaración publicada en Bruselas el lunes.