Expertos de ONU dicen que muerte de expresidente egipcio sería un "asesinato arbitrario"

Expertos independientes de la ONU estimaron en un informe este viernes que la muerte del expresidente islamista egipcio Mohamed Mursi, fallecido en junio tras desmayarse...
  • NUEVA YORK, NY - 25 DE SEPTIEMBRE: El presidente egipcio Mohamed Mursi entra en una reunión con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en Naciones Unidas durante una reunión en la Asamblea General el 25 de septiembre de 2012 en la ciudad de Nueva York.
Ginebra (AFP) |

Expertos independientes de la ONU estimaron en un informe este viernes que la muerte del expresidente islamista egipcio Mohamed Mursi, fallecido en junio tras desmayarse en un tribunal, podría equivaler a un "asesinato arbitrario sancionado por el Estado".

"Mursi estaba detenido en condiciones que pueden describirse como brutales, particularmente durante su internamiento durante cinco años en el centro penitenciario de Tora", escribieron los expertos en un comunicado.

Su muerte, "después de sufrir estas condiciones podría equivaler a un asesinato arbitrario sancionado por el Estado", estimó el equipo de expertos, encabezado por la Relatora Especial, Agnès Callamard, y el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre detenciones arbitrarias.

Mursi, primer civil democráticamente electo a la presidencia de Egipto, murió en junio tras colapsar en un tribunal en El Cairo. Estaba preso desde su destitución en julio de 2013 por Abdel Fatah al Sisi, entoncescomandante en jefe del ejército y actual presidente de Egipto.

Según los expertos, pasó cerca de seis años en prisión en régimen de aislamiento y privado de atención "para la diabetes e hipertensión", que sufría.

Los expertos señalaron que "las autoridades fueron advertidas varias veces" sobre el deterioro de su estado de salud, una degradación que terminó por "matarlo".

"No hay pruebas que ellos (las autoridades) hayan actuado para responder a esas preocupaciones, aún cuando las consecuencias eran previsibles", según su comunicado.

Tras haber llegado al poder en 2014, el gobierno de Sisi emprendió una represión a gran escala, encarcelando a miles de islamistas, entre otros opositores.

Al calificar el fallecimiento de Mursi como "ilegal", los expertos recomendaron una investigación imparcial de la muerte de presos en Egipto desde 2012.