Turquía insta a EEUU a usar su "influencia" para que kurdos abandonen el norte de Siria

Turquía pidió a Estados Unidos que use su "influencia" con las fuerzas kurdas para que se retiren "sin incidentes" del noreste de Siria, declaró a...
  • El portavoz de la presidencia turca İbrahim Kalin durante una entrevista con la AFP, el 19 de octubre de 2019 en Estambul
Estambul (AFP) |

Turquía pidió a Estados Unidos que use su "influencia" con las fuerzas kurdas para que se retiren "sin incidentes" del noreste de Siria, declaró a la AFP el portavoz de la presidencia turca, añadiendo que su país no tiene la intención de "ocupar" esta región fronteriza.

"Estamos comprometidos con este acuerdo [concluido el jueves con Estados Unidos]. Este prevé su salida en un plazo de cinco días y hemos pedido a nuestros colegas estadounidenses que usen su influencia y sus contactos para garantizar que [los combatientes kurdos] se retirarán sin incidentes", afirmó el portavoz Ibrahim Kalin, durante una entrevista con la AFP.

El acuerdo alcanzado el jueves por el vicepresidente estadounidense Mike Pence durante una visita a Ankara prevé la suspensión durante 120 horas de la ofensiva turca lanzada el 9 de octubre para permitir una retirada de la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG) de la zona del nordeste de Siria fronteriza con Turquía.

Ankara califica de "terroristas" a las YPG por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que libra una guerrilla sangrienta en Turquía desde 1984.

Además de la retirada de las YPG, el acuerdo prevé la instauración de una "zona de seguridad" de 32 km de ancho en territorio sirio. La longitud de esta franja está por definir aunque a la larga el presidente turco Recep Tayyip Erdogan quiere que se extienda a lo largo de casi 450 km.

- "Irse sin combate" -

Las fuerzas kurdas acusaron a Turquía de haber violado el acuerdo continuando con los bombardeos, pero Kalin atribuye "todos los incidentes" a las YPG. "Nuestros militares están en contacto con sus homólogos (estadounidenses) para asegurarse de que las YPG se vayan sin combate", añadió.

Kalin, cuyo país controla varias zonas del norte de Siria a raíz de las dos operaciones militares anteriores, aseguró que Turquía no planea quedarse.

"No tenemos intención alguna de ocupar una parte de Siria ni de quedarnos indefinidamente", declaró.

La ofensiva turca suscitó condenas internacionales debido al papel crucial desempeñado por las YPG en la lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Alrededor de 12.000 combatientes del EI, de los cuales entre 2.500 y 3.000 extranjeros, están detenidos en cárceles bajo control de las YPG, según estimaciones de fuentes kurdas.

Kalin acusó a las fuerzas kurdas de usar a estos presos "como medio de chantaje para obtener el apoyo de Occidente" y de haber liberado a decenas de ellos durante los últimos días para aumentar la presión sobre Turquía.

Según él, 196 miembros del EI "liberados" por las YPG "fueron capturados" el viernes por el ejército turco y las milicias sirias que lo apoyan en el nordeste de Siria. "Están detenidos en un lugar seguro".

- "Extremadamente significativa" -

Turquía quiere establecer una zona de seguridad en Siria para alejar a las fuerzas kurdas de su frontera e instalar a parte de los 3,6 millones de refugiados sirios que alberga en su territorio.

Kalin sostiene que será voluntario. "Nunca recurriremos a medios que fuercen a los refugiados a ir a algún sitio contra su voluntad o violando su dignidad", dijo.

Por otro lado, calificó de "extremadamente significativa" la reunión que Erdogan mantendrá el 22 de octubre con su homólogo ruso Vladimir Putin, aliado del régimen del presidente sirio Bashar al Asad y clave a la hora de evitar posibles enfrentamientos entre fuerzas turcas y sirias.

La milicia de las YPG pidió ayuda al ejército sirio, lo que permitió a este último desplegarse en zonas del norte del país que no controlaba desde hacía años, con el consiguiente riesgo de incidentes con las fuerzas turcas en los sectores en los que está presente Ankara.