Comienza negociación entre Moreno e indígenas para resolver violenta crisis en Ecuador

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y el movimiento indígena comenzaron este domingo una negociación cara a cara para resolver la violenta crisis que desencadenaron...
  • El presidente ecuatoriano Lenín Moreno (C), flanqueado por el arzobispo Luis Gerardo Cabrera Herrera (I) y el representante de ONU Arnaud Perald, durante negociaciones con los índigenas en Quito, el 13 de octubre de 2019
Quito (AFP) |

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y el movimiento indígena comenzaron este domingo una negociación cara a cara para resolver la violenta crisis que desencadenaron los ajustes económicos acordados con el FMI.

El encuentro, que es transmitido en directo por la televisión estatal, se realiza en un centro salesiano de Quito a instancias de la ONU y la Iglesia católica.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) pidió de entrada la destitución de los ministros de Gobierno (Interior), María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín, por la represión de las manifestaciones que ya dejan siete muertos y 1.340 heridos.

"Como un gesto de paz social al país, pedimos señor presidente (...) su inmediata separación" de los cargos, dijo el líder de la organización, Jaime Vargas.

El presidente no respondió de inmediato a la solicitud.

Sin embargo, dijo que está dispuesto a revisar el decreto que eliminó subsidios de los combustibles, disparando el precio de la gasolina y el diésel hasta en 123%.

Moreno añadió que las conclusiones de la negociación pueden ser incluidas en "un nuevo decreto que sustituya el anterior".

"Jamás ha sido mi intención afectar a los sectores más desposeídos", agregó.

El jefe de Estado se puso al frente de las conversaciones a su regreso de Guayaquil, adonde trasladó la sede presidencial tras decretar el estado de excepción nacional el 3 de octubre y movilizar a las Fuerzas Armadas.

- Derogatoria ya -

El encuentro se desarrolla al día siguiente de los disturbios y el caos que envolvieron a Quito y que llevaron a Moreno a imponer el toque de queda.

Este domingo las autoridades flexibilizaron por unas horas la prohibición de circular, antes de restablecerla después de las 20H00 locales (01H00 GMT del lunes).

Decenas de manifestantes regresaron a las calles y prendieron fogatas, y en algunos puntos la policía lanzó gas lacrimógeno para frenar su avance, aunque no se registraron choques tan violentos como los del sábado.

En su intervención, el jefe de la Conaie sostuvo que si Moreno revoca la eliminación de los subsidios regresaría de inmediato la tranquilidad.

"No venimos para conformar comisiones (...) El pedido del país es la derogatoria del decreto 883. Si este momento se decide, el país se tranquiliza totalmente en todos los territorios", señaló.

Venidos de varios puntos del país, los indígenas, que se desligaron de las acciones violentas, habían anunciado antes que seguirán en Quito hasta que haya una solución.

El presidente agradeció la decisión de los pueblos originarios de sentarse finalmente a dialogar después de rechazar una primera invitación.

Además del fin de subsidios, las medidas prevén recortar derechos a empleados públicos.

- Múltiples destrozos -

Mientras avanzan las negociaciones, Quito se prepara para una nueva noche en toque de queda.

Este domingo todavía podían verse grandes destrozos en puntos de la ciudad. Sobre una vía aún estaba el esqueleto de un vehículo policial devorado por las llamas.

La protesta que estalló el 2 de octubre también mantiene interrumpido el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto del país, debido a la ocupación de pozos en la Amazonía.

Amparado en la figura de excepción, que en principio permite restringir algunos derechos por 30 días, el gobierno ya había dispuesto el toque de queda nocturno alrededor de los edificios públicos capitalinos.

El sábado Moreno acusó a su antecesor Rafael Correa y al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de estar tras la violencia. Ambos líderes se han burlado antes de señalamientos similares.

"Fuerzas oscuras, vinculadas a la delincuencia política organizada y dirigida por Correa y Maduro -en complicidad con el narcoterrorismo, con pandillas, con ciudadanos extranjeros violentos- causaron zozobra, violencia nunca antes vista", expresó.

Desde Bélgica, donde elude una orden de captura, Correa escribió en Twitter que "Moreno no solo no puede seguir gobernando. ¡Tiene que ser juzgado por sus crímenes!".

En el poder desde 2017, el mandatario enfrenta su mayor crisis por las reformas que convino con el FMI para aliviar el pesado déficit fiscal que achaca al derroche, endeudamiento y corrupción del gobierno de Correa.

Los indígenas, que representan el 25% de los 17,3 millones de ecuatorianos, son el sector más castigado por la pobreza y principalmente trabajan en el campo.

Con la liberación de los precios de los combustibles, deben pagar más para transportar sus productos al tiempo que temen una inflación generalizada.