Primera audiencia sobre el incendio del edificio en Londres que mató a 80 personas

Londres (AFP) -

La investigación pública sobre las negligencias que contribuyeron a la muerte de al menos 80 personas en el incendio de un edificio de viviendas sociales de Londres en junio se abrió este jueves con un minuto de silencio.

Tras ello, Martin Moore-Bick, el juez retirado que preside la comisión de investigación, dijo que pretende dar respuesta a 'cómo pudo ocurrir un desastre semejante en el Londres del siglo XXI'.

Nadie ha sido inculpado por los hechos, que se originaron accidentalmente en el refrigerador de un vecino, y no hay de momento perspectivas de un juicio penal.

La investigación durará hasta la primavera (boreal) de 2018, según una primera estimación.

La tragedia causó una enorme indignación a medida que se conocían detalles sobre las condiciones del edificio Grenfell, de 24 plantas, desde la ausencia de aspersores antiincendios hasta el hecho de que había solo una escalera.

Además, el revestimiento exterior era altamente inflamable y más barato. Los vecinos están convencidos de que se colocó para disimular la fealdad del edificio del barrio acomodado de Chelsea y Kensington.

- Como 32.000 litros de gasolina -

Un informe elaborado por el ingeniero italiano Angelo Lucchini, del Politécnico de Milán, que se presentará en las audiencias, afirma que el revestimiento equivalía a haber rociado el edificio con 32.000 litros de gasolina, reveló el diario The Times.

La polémica se extendió a la situación de otros edificios de viviendas sociales, pero la investigación se circunscribirá a Grenfell.

'Hay temas que no se abordarán', lamentó Nancy Collins, una abogada de las víctimas, en declaraciones a la BBC.

'Sabemos que el tema más amplio de las políticas sobre viviendas sociales, las decisiones que tomó el Gobierno en relación a las viviendas sociales, no formarán parte del abanico de la investigación', añadió.

'Nuestra principal preocupación es que se atiendan las inquietudes de las víctimas y de los vecinos, de la gente que vivía en los alrededores, que se coloquen en el centro de la investigación, y está por ver si ocurrirá', añadió.

Un portavoz de la primera ministra, Theresa May, manifestó: 'Coincidiendo con la apertura de la investigación, confiamos en saber la verdad sobre lo ocurrido y aprender las lecciones para evitar una catástrofe similar en el futuro'.

- 'No espero nada de la investigación' -

El presidente de la comisión dijo que su trabajo 'no es decidir cuál de las dos partes presenta mejores argumentos. Es, simplemente, llegar a la verdad', sentenció, prometiendo 'seguir cualquier línea de investigación' que le parezca 'fructífera'.

Una iglesia de Notting Hill, cerca de Grenfell, instaló pantallas de televisión para que los vecinos y los afectados pudieran seguir las audiencias.

'No espero nada de la investigación', dijo a la AFP Marcia Haynes, que acudió al templo vistiendo una camiseta con la inscripción 'asesinos', y cuya hija y nieto vivían frente a la torre y tuvieron que ser evacuados.

'Este es el barrio más rico de Londres y mira esta pobreza', añadió, precisando que su hija, como muchísimos afectados, no ha podido todavía volver a casa y sigue en un alojamiento provisional.

Las autoridades son el blanco de la ira de los afectados. Primero May, que eludió a los vecinos en su primera visita al día siguiente de los hechos y, sobre todo, el concejo municipal de Kensington y Chelsea, cuya respuesta inicial fue objeto de muchas quejas.

'Fuimos muy críticos con el concejo porque hubo una gran ausencia de coordinación, un poco de caos, pero desde que el Gobierno se implicó hubo una mejora. Pero queda un largo camino', explicó a la AFP el reverendo Mike Long, párroco de la iglesia que retransmite las audiencias.

'Lo que yo necesito es una vivienda para mí y mi hijo', sentenció Thomasina Hessel, reclamando también que se encuentre a 'los responsables' de lo ocurrido.