Los mesías, adivinadores e incrédulos

  • ML | Una bola de cristal.
Redacción Metro Libre |

La nueva realidad que nos ha impuesto el Covid-19 ha traído consigo una afición irresponsable  a las noticias falsas, la difusión de mentiras y la aparición de mesías, adivinadores, salvadores mágicos e incrédulos.

Afirmar, por ejemplo, que con bebidas y tratramientos en casa se cura el coronavirus y tratar a la comunidad médica y científica como manipulares de la verdad es una osadía que termina amenazando la vida de aquellos que terminan creyendo la afirmación.

Asegurar, falsamente, que la pruebas de hisopados están contaminadas o negar la existencia del virus es, igualmente, peligroso.

Promover la desconfianza en las autoridades sanitarias para ganar popularidad, hacerse el gracioso o hacer daño tiene consecuencias sobre la población, pero también trae consigo responsabilidades penales y de carácter civil.

Hay que apelar a la cordura y sensatez para el buen uso de las redes sociales, con información que oriente, eduque y de elementos de juicio a los panameños, para protegerse de un contagio con la enfermedad.
 



Metrolibre