EDITORIAL: Saludo en nuestro día, colegas periodistas

  • Estudios de periodismo

Componente irremplazable de las libertades de expresión e información, el periodismo demanda un ejercicio que, sin excusa alguna, respete las garantías fundamentales mencionadas de quienes reciben o consumen contenidos periodísticos.

Para los periodistas, los receptores de información no son meros objetos de abordaje: son la razón de hacer periodismo y, además de hacerlo bien, privilegiar la ética en cuanto se escribe, para el medio que sea.

En los últimos tiempos, el trabajo del periodista es asumido por algunos que piensan que se trata de una licencia para reclamar derechos absolutos sobre la verdad, olvidando que, como dice Kapuscinski, cuando se asume una sola como única, esta se convierte en falsedad y su autor en un fanático.

En especial las nuevas generaciones que abracen el periodismo como una vocación verdadera y no como una simple opción profesional-, deben suplir las falencias de los sistemas académicos correspondientes con un espíritu investigativo que los lleve siempre a no dar nada por hecho; a no divulgar nada que no sea previamente contrastado y a verificarlo con las fuentes de procedencia.

El desafío es mayor cuando se impone una corriente que opta por propalar el rumor, sin dar cabida a la necesidad de la comprobación.

El periodismo panameño celebra hoy su día cimero. Bien está que toda celebración sea acompañada con un repaso de las responsabilidades que comporta el privilegio grande de llamarnos periodistas.