EDITORIAL : Las consecuencias de unas filtraciones

  • Mensaje en botella

   No porque de antemano se sepa que el exhorto caerá en vacío, hay que de dejar de llamar a quienes aparecen vinculados en las filtraciones telefónicas de un ex mandatario, a que aclaren los asuntos en los que se les menciona.

Los temas vinculantes a algunos de ellos ponen en evidencia conductas que se apartan de lo ético y lo prudente, cuando no de la legalidad, lo que levanta un velo de recelo que debería ser despejado por respeto a la sociedad, a las familias y a la presunción de inocencia misma de los afectados.

Es del caso que todo conforma un entramado de solicitudes atendidas y favores dispensados que terminan por asentar en la percepción general de que nada camina en el país sin el auxilio voluntarioso de los que mandan, porque tienen el poder para hacerlo posible. Por supuesto, a quienes no quite el sueño el juicio de sus conciudadanos, podrán caminar tranquilos entre estos.
Como si nada.