ARBYD y ACAP envían carta a Cortizo para mostrar su rechazo ante los cierres

  • ML | Sillas y mesas acumuladas de un restaurantes cerrado.
      Redacción Metro Libre |

      La Asociación de Restaurantes, Bares y Discotecas de Panamá (ARBYD) y de la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá (ACAP) enviaron una carta en conjunto al presidente Laurentino Cortizo con el objetivo de  dar a conocer su disconformidad ante los indicadores de bioseguridad.

      “Consideramos que el porcentaje de positividad no debe ser un indicador de cierres o aperturas, debido a que el mismo debe incrementar a medida que avanza el proceso de vacunación”, detallan.

      Explican que es de amplio conocimiento que la vacuna no detiene el contagio y solo nos garantiza que no tendrán que ir a UCI y mucho menos fallecer “debido a esto, sentimos que los únicos indicadores que se deben medir para evaluar las medidas de restricción a aplicar son la letalidad y el espacio en UCI”. 

      Por lo que “la medición de positividad de casos podría confundir a la población, resultando en mayores afectaciones económicas innecesarias”. 

      Destacan que “nosotros los micro empresarios, nunca hemos puesto la economía por encima de la salud, pero si hemos percibido muy por el contrario como nuestros dirigentes no han cargado con el costo financiero de esta pandemia junto a nosotros, en una muestra de solidaridad y esfuerzo en equipo para salir de esto juntos”. 

      Mientras que afirman que “no podemos cerrar el país ahora sin moratoria y con cero alivios financieros para el comercio después de 15 meses cerrados, llevamos 450 días de incertidumbre”. 

      Los restauranteros estiman que “más del 25% de la población ya ha alcanzado cierta inmunidad por lo que no va a requerir ir a UCI, a diferencia de lo ocurrido en el mes de octubre que fue cuando inicio el proceso de reapertura, estamos hoy ante una mejor situación”. 

      Agregan que no debería existir la amenaza de una tercera ola, “si realmente existe una campaña robusta de vacunación. De llegar una tercera ola a nuestro país, significaría que ha existido una mala ejecución del plan de vacunación”.

       

      1



      Metrolibre