El judoca francés Teddy Riner cede su corona al checo Lukas Krpalek

En una de las sorpresas del día en los Juegos de Tokio, el judoca francés Teddy Riner se tuvo que conformar con el bronce y...
  • El checo Lukas Krpalek, en Tokio, Japón, el 30 de julio de 2021
      Tokio (AFP) |

      En una de las sorpresas del día en los Juegos de Tokio, el judoca francés Teddy Riner se tuvo que conformar con el bronce y ceder este viernes su corona olímpica de los +100 kg al checo Lukas Krpalek.

      Krpalek se hizo con el oro de Tokio-2020 imponiéndose en la final por ippon al georgiano Guram Tushishvili, que en semifinales se había deshecho del verdugo de Riner, el ruso Tamerlan Bashaev.

      Riner cayó, en un combate que parecía controlar, en cuartos de final frente al número uno mundial por un waza-ari en el Golden Score, para sorpresa general en el Nippon Budokan, donde se celebra la competición de judo.

      Bashaev aprovechó la prácticamente única oportunidad que tuvo para batir a toda una referencia del judo mundial.

      Campeón olímpico en Londres en 2012 y en Rio en 2016, Riner esperaba obtener en Tokio una tercera medalla de oro, una hazaña solo conseguida hasta ahora por el japonés Tadahiro Nomura, campeón en 1996, 2000 y 2004 en la categoría de -60 kg.

      - 'Algo de frustración' -

      Condenado a luchar por el bronce, Riner se impuso al japonés Hisayoshi Harasawa, que había caído en semifinales por un waza-ari en el Golden Score frente a Krpalek.

      El francés se impuso a su rival japonés con un ippon en el Golden Score, sumando su cuarta presea olímpica, tras sus dos oros y el bronce en Pekín-2008.

      "Claro que hay algo de frustración. Hay que recordar la edad, que tiene su papel. Estoy contento de haber hecho este judo. Es mi cuarta medalla olímpica con 32 años. Durar es difícil", dijo Riner a la cadena France Télévisions.

      El verdugo de Riner, Bashev, se quedó sin medalla al caer en la lucha por el bronce con el ucraniano Yakiv Khammo, que se impuso por un ippon.

      Riner había comenzado este viernes su torneo con una victoria rápida por ippon contra el austríaco Stephan Hegyi, apenas en poco más de dos minutos.

      En la ronda siguiente, tuvo más dificultades ante el israelí Or Sasson, que había sido su víctima en semifinales de Rio-2016.

      Sasson había ganado finalmente una medalla de bronce. Primero equilibrado, el combate se decantó a favor del francés en su segunda parte y Riner se impuso gracias a un waza-ari.

      En cuartos de final, frente a la menor envergadura de Bashaev (1,75m), al que había ganado cuatro veces en otros tantos enfrentamientos, el francés controló el combate y el ruso estaba en peligro, con dos penalizaciones. Pero un contraataque le sirvió para marcar un waza-ari.

      La preparación de la leyenda francesa para los Juegos ha sido caótica, con dos derrotas en 2020 tras más de 150 combates sin perder y una lesión en la rodilla izquierda en febrero, que amenazó con impedir su presencia en Tokio.



      Metrolibre