Alerta huracán: el 'Team USA' llega a la pista de atletismo de Tokio-2020

Estados Unidos y su uniforme rojo y azul amenazan con estar muy presentes en los podios de las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos...
  • Dalilah Muhammad y Sydney McLaughlin en Eugene, Oregon, en Estados Unidos, el 27 de junio de 2021
      Tokio (AFP) |

      Estados Unidos y su uniforme rojo y azul amenazan con estar muy presentes en los podios de las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos de Tokio, los primeros desde la retirada del mito jamaicano Usain Bolt, en un contexto además de sucesión de grandes marcas por los calzados de nueva generación.

      En los 'Trials' (preselección del atletismo estadounidense para estos Juegos) de finales de junio en Eugene, el templo de este deporte en Estados Unidos, se dio el tono que podría dominar en los diez próximos días en el estadio Olímpico.

      Con dos récords mundiales (400 m vallas femenino por Sydney McLaughlin, lanzamiento de bala por Ryan Crouser) y una lluvia de resultados fuera de lo habitual, los estadounidenses han mostrado claramente sus ambiciones y deberían ser los dominadores del medallero del deporte número uno de los Juegos Olímpicos.

      El símbolo más importante de la fuerza actual del 'Team USA' pueden ser las pruebas de velocidad y especialmente los 100 metros, la carrera más esperada por el gran público y en la que se forjan tradicionalmente las estrellas. Allí Usain Bolt reinó en los Juegos Olímpicos en tres ediciones consecutivas, Pekín-2008, Londres-2012 y Rio-2016.

      La disciplina sigue en busca de una nueva superestrella pero la sucesión del 'Rayo' jamaicano es todo menos sencilla y los candidatos lo tendrán difícil.

      Con Trayvon Bromell, mejor crono del año (9.77) en los 100 metros, acompañado de Ronnie Baker y de Fred Kerley, Estados Unidos es claro favorito pese a la ausencia del campeón del mundo Christian Coleman, suspendido por tres 'no shows' en controles antidopaje.

      "Bolt ha mostrado el camino y ahora corresponde a los otros escribir su historia", afirmó Bromell antes de volar hacia Japón.

      Los bólidos estadounidenses se presentan también en la 'pole position' para brillar en los 200 metros, con Noah Lyles, Kenny Bednarek y el fenómeno de 17 años Erriyon Knighton, que es más rápido a su edad que lo que era Bolt en su día.

      - A la caza de récords -

      En la categoría femenina, Estados Unidos, que no ha ganado el oro en 100 metros desde Atlanta-1996 y el título allí de Gail Devers, apostaba mucho por Sha'Carri Richardson, una figura con un potencial deportivo y de marketing inigualable. Sin embargo, la velocista de 21 años se ha quedado sin acudir a Tokio por un control positivo por cannabis y eso hace que todo apunta a un pulso jamaicano entre la doble campeona olímpica Shelly-Ann Fraser-Pryce (oro en 2008 y 2012) y Eliane Thompson (oro en 2016).

      A sus 34 años, Fraser-Pryce, que en junio se convirtió en la segunda mujer más rápida de la historia (10 segundos y 63 centésimas) por detrás de la estadounidense Florence Griffith-Joyner, podría ser la primera mujer en conseguir tres oros olímpicos en los 100 metros.

      "Ocurra lo que ocurra en Tokio, mi mayor éxito habrá sido volver a mi mejor nivel después del nacimiento de mi hijo en 2017", afirmó la apodada como 'Mommy Rocket'.

      Otra mamá célebre, Allyson Felix, la estadounidense con nueve podios en los Juegos Olímpicos, estará en la pista para intentar sustituir a la jamaicana Merlene Ottey como deportista olímpica con más medallas.

      A la espera del veredicto en la velocidad y a pesar de la teórica supremacía estadounidense, el atletismo 'post Bolt' sigue siendo un universo multipolar.

      "Me hacen a menudo la pregunta de a qué se parece el deporte después de Bolt. Parece que tiene buena salud en una amplia gama de disciplinas del atletismo", afirmó el martes en Tokio el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), Sebastian Coe.



      Metrolibre