La española Maialen Chourraut gana su tercera medalla olímpica en piragüismo

La española Maialen Chourraut, campeona olímpica en Rio-2016 y bronce en Londres-2012, repitió medalla ganando la plata en Tokio-2020, por detrás de la alemana Ricarda...
  • La española Maialen Chourraut, el 27 de julio de 2021 en Tokio, Japón
      Tokio (AFP) |

      La española Maialen Chourraut, campeona olímpica en Rio-2016 y bronce en Londres-2012, repitió medalla ganando la plata en Tokio-2020, por detrás de la alemana Ricarda Funk, en la prueba de eslalon K1 individual de piragüismo.

      Con una puntuación de 106.63, la palista española quedó delante de la australiana Jessica Fox (106.73), bronce, en una prueba que se disputó en el Centro de Piragüismo de Eslalon de Kasai y en la que se impuso la alemana Ricarda Funk con 105.50.

      "Ha sido potente, muy potente, el camino hasta aquí", decía Maialen Chourraut nada más bajarse del podio en declaraciones a TVE. "No me lo creo, no me lo creo, no me lo creo", repetía.

      Después de clasificarse a la final de K-1 con el séptimo mejor tiempo, la guipuzcoana se puso en primera posición con un gran descenso sin penalizaciones que le hizo soñar con el oro hasta el tramo final, superando el primer mejor tiempo marcado por la polaca Klaudia Zwolinska (106,98).

      "Yo no tiro la toalla hasta el final", explicaba la palista española. "No venía como la más rápida. Ha sido un ciclo olímpico muy duro", analizó.

      La primera palista que salió después de Maialen Chourraut fue la británica Kimberley Woods, que se quedó sin opciones al acumular hasta 54 segundos de penalización.

      La neozelandesa Luuka Jones (110,67), que quedó por detrás de la española en la final de Rio-2016, tampoco pudo mejorar el tiempo de Maialen, que también aguantó en el primer puesto tras el descenso de la italiana Stefanie Horn, que marcaría el cuarto mejor tiempo de la final.

      - La plata que faltaba -

      A falta de tres rivales, la vigente campeona olímpica mantenía su corona intacta, hasta que llegó el turno de la alemana Ricarda Funk, que le privó de repetir el oro de Rio-2016.

      La alemana Ricarda Funk le arrebató la posibilidad de volver a tocar gloria olímpica, pero le dio la posibilidad de lograr la plata que le quedaba en su medallero personal cuando la australiana Jessica Fox, que cerraba la final, tampoco consiguió batir la marca de Maialen Chourraut.

      "La medalla que faltaba en la colección olímpica", decía Maialen después de convertirse en la cuarta deportista española en ganar los tres metales, tras el piragüista Saúl Craviotto -oro en Pekín-2008 y Rio-2016, plata en Londres-2012 y bronce en Rio-2016-, la nadadora Mireia Belmonte -oro y bronce en Rio y doble plata en Londres- y la halterófila Lydia Valentín -oro en Londres, plata en Pekin y bronce en Rio-.

      Después de conseguir la medalla de plata, Maialen se acordó de su familia, especialmente de su hija Ane, que no ha podido acompañarla en estos Juegos Olímpicos como consecuencia de las medidas sanitarias por el Covid-19.

      "Estos Juegos han sido especiales, lejos de Ane, y estoy deseando verla, coger el avión y volver a casa", explicaba la guipuzcoana. "Soy afortunada, no solo por esto, sino por todos los que me rodean", concluyó la medallista de plata en Tokio-2020.



      Metrolibre