Bland y Henley defienden liderato de Abierto de golf de EEUU frente a favoritos

El estadounidense Russell Henley se mantuvo en el coliderato tras la tercera ronda del sábado en el Abierto de de golf de Estados Unidos, donde...
  • Russell Henley, uno de los líderes del Abierto de Estados Unidos, durante la segunda ronda del torneo en Torrey Pines (San Diego).
      La Jolla (Estados Unidos) (AFP) |

      El estadounidense Russell Henley se mantuvo en el coliderato tras la tercera ronda del sábado en el Abierto de de golf de Estados Unidos, donde el español Jon Rahm intentará el asalto a su primer Grand Slam en la jornada final.

      Henley forma parte de un trío de líderes junto al sudafricano Louis Oosthuizen y al canadiense Mackenzie Hughes, todos con un acumulado de 208 golpes, cinco bajo par, en el campo de Torrey Pines (San Diego).

      El veterano golfista inglés Richard Bland, que arrancó la jornada en la cima del torneo junto a Henley, se vino abajo el sábado con un nefasto recorrido de 77 golpes, seis sobre par, con seis bogeys, para caer hasta el puesto 21.

      Henley, en cambio, terminó con 71 golpes, en par, después de una montaña rusa de cuatro birdies y cuatro bogeys, en busca de su cuarto trofeo de PGA y primero de Grand Slam. En 'Majors', el estadounidense suma 26 participaciones sin ningún aparición en el top-10.

      El sudafricano Oosthuizen, por su parte, se coló en la cabeza con un espectacular eagle de 52 pies (15,8 metros) en el último hoyo.

      El ganador del Abierto Británico de 2010 firmó una tarjeta de 70 golpes que también incluyó tres birdies y cuatro bogeys.

      "Habrá nervios", dijo Oosthuizen sobre la ronda final del domingo.

      "Lo vas a sentir. Solo se trata de cómo lo manejas", afirmó el sudafricano, que ha terminado en segundo lugar de cinco 'Majors' desde su victoria 11 años atrás en St. Andrews.

      Hughes, de su lado, tuvo el mejor día de los tres colíderes con 68 golpes y también embocó un eagle de 63 pies (19,2 metros) que hizo rugir a los 8.000 espectadores de este campo ubicado frente a la costa Pacífico.

      "Me encantó (...) Cuando entra en el hoyo y el público estalla, esa es la razón por la que jugamos. Se me pone la piel de gallina solo de pensarlo", dijo el canadiense, que solo cuenta con un triunfo de PGA, en el RSM Classic de 2017.

      "Sé que voy a estar nervioso mañana", reconoció el número 67 del mundo. "Voy a intentar disfrutar mucho y abrazar el momento".

      - Favoritos al acecho -

      Un gran número de candidatos intentará desbancar el domingo al trío de líderes para alzar el tercer torneo de Grand Slam de la temporada.

      El vigente campeón del Abierto, el estadounidense Bryson DeChambeau, ha ido de menos a más en Torrey Pines y este sábado se colocó en la cuarta posición con una tarjeta de 68 golpes, a dos de la cabeza.

      "Es genial. Significa que mi juego está en un punto bastante decente", dijo DeChambeau. "Di un paso adelante y me sentí muy cómodo ahí fuera".

      Empatado con el musculoso estadounidense se encuentra el ex número uno mundial Rory McIlroy, que brilló aún más el sábado con 67 golpes, incluidos cinco birdies y un bogey.

      "Es una de las mejores rondas que he jugado en mucho tiempo", afirmó el norirlandés.

      "Estoy emocionado por tener una oportunidad y estar en uno de los grupos finales", afirmó McIlroy, que persigue desde hace siete años su quinto Grand Slam.

      El español Jon Rahm, número tres del mundo, tuvo su peor jornada hasta ahora con 72 golpes pero sigue con opciones de conquistar su primer 'Major' al ocupar el sexto lugar compartido, a tres golpes de la cabeza.

      "Estoy confiado para mañana", dijo Rahm. "Habrá alguien que tenga una salida rápida, y espero que sea yo".

      El español no ha desplegado su mejor golf en Torrey Pines, donde aterrizó tras una semana de cuarentena por su positivo por coronavirus en el Memorial Tournament.

      Junto a Rahm se encuentran los estadounidenses Scottie Scheffler y Matthew Wolff.

      En una jornada de resurrecciones, también se asomó a la parte delantera de la tabla el número uno mundial, el estadounidense Dustin Johnson, con una fabulosa ronda de 68 golpes, que cerró como un tiro con dos birdies consecutivos.

      "Si puedo salir y hacer una buena puntuación mañana, probablemente tendré una oportunidad", dijo Johnson, que ocupa el noveno lugar a cuatro golpes de los líderes.

      Entre los primeros en comenzar la jornada del sábado, Phil Mickelson no pudo reconducir su trayectoria en su torneo maldito y se acabó de estrellar con una ronda de 76 golpes, que incluyó cinco bogeys, dos doble bogeys y dos birdies.

      "Hoy perdí completamente el control", lamentó. "Simplemente perdí el swing y me costó mucho".

      El californiano, ganador más veterano de la historia de un Grand Slam con su triunfo en el Campeonato de la PGA, se encuentra con +7 en el puesto 63.

      Mickelson, de 51 años, se quedará sin alcanzar el único 'Major' que falta en su brillante palmarés.



      Metrolibre