Almeida defiende con valentía la 'maglia' rosa y araña dos segundos a sus rivales

Un arranque de valentía: el portugués Joao Almeida, 'maglia' rosa del Giro de Italia, puso bajo presión a sus rivales antes de que la prueba...
  • El ciclista portugués del equuipo Deceuninck Joao Almeida cruza la meta de la 16ª etapa del Giro de Italia con la 'maglia' rosa, el 20 de octubre de 2020 en San Daniele
San Daniele del Friuli (Italy) (AFP) |

Un arranque de valentía: el portugués Joao Almeida, 'maglia' rosa del Giro de Italia, puso bajo presión a sus rivales antes de que la prueba se adentre en las montañas del norte, en la 16ª etapa ganada por el esloveno Jan Tratnik, este martes, en San Daniele del Friuli (noreste).

Más allá de la ganancia, de apenas 2 segundos, el ataque del joven luso (22 años) demostró su determinación a la hora de defender el maillot que viste desde la 3ª etapa.

"Fue una buena llegada para mí", declaró Almeida tan pronto como cruzó la línea de meta por delante del australiano Jai Hindley, el italiano Vincenzo Nibali y el británico Tao Geoghegan Hart, más cómodo en este tipo de llegadas que el neerlandés Wilco Kelderman, el principal rival del portugués en la clasificación general (a 17 segundos).

Impasible aunque con los ojos risueños y cubierto con la mascarilla de rigor -la burbuja sanitaria del Giro solo registró dos casos positivos en los 491 test de detección de covid-19 durante la segunda jornada de descanso- Almeida comentó brevemente: "A veces la mejor defensa es un buen ataque. Me sentía bien y decidí lanzarme. Lo he hecho por mí, solo por mí, porque quería ver hasta dónde puedo llegar".

Almeida aceleró en la parte más dura (con un tramo del 20%) en la entrada a San Daniele del Friuli, un pueblo elevado y famoso por su jamón. Ninguno de sus rivales pudo aguantarle el acelerón y el luso mantuvo su esfuerzo hasta la línea de meta en una llegada en alto (10% de pendiente), tras más de seis horas de etapa.

- Tratnik, el mejor de la treintena de fugados -

En esta larga jornada que inauguró una semana muy dura -cuatro etapas de más de 200 km- los favoritos del Giro se mantuvieron tranquilos, excepto en el tramo final. Dejaron que se formara una enorme escapada de 28 ciclistas, que representaban a 16 de los 20 equipos en liza y que llegó a contar con hasta un cuarto de hora de ventaja.

Tratnik se distanció junto al italiano Manuele Boaro a unos sesenta kilómetros de meta. El esloveno descolgó a su compañero antes de los últimos 40 km, pero vio cómo O'Connor le cazó en la última ascensión del Monte di Ragogna, a 13 kilómetros de la llegada. Tratnik dejó que su compañero marcara el ritmo en el último km antes de sorprenderlo e imponerse con 7 segundos de ventaja.

A los 30 años, el esloveno, que corre para el equipo Bahrain desde el año pasado, logró el 9º triunfo de su carrera, el segundo a nivel WorldTour después del prólogo del Tour de Romandía el año pasado.

"Estamos cerca de la frontera eslovena, hoy mi hermano y mi novia estaban aquí", festejó Tratnik. "A 500 metros vi a mi novia y encontré un poco de energía extra que me permitió ganar".

El miércoles el Giro inicia su última secuencia de montaña, de lejos la más dura, en la 17ª etapa de 203 km entre Bassano del Grappa y Madonna di Campiglio, antes de visitar el Stelvio el jueves.

Tres subidas, incluido el Monte Bondone, que entró en la historia de la ronda italiana desde el temporal de nieve sufrido en 1956, preceden la ascensión final hacia Campiglio, que se escala por su vertiente menos abrupta (12,5 km al 5,7 %), estación asociada desde 1999 a Marco Pantani.

El 'Pirata', que iba camino de ganar el Giro, fue expulsado por hematocrito no conforme, primer paso de un descenso a los infiernos que terminó en su muerte por sobredosis en 2004.



Metrolibre