La Copa del Mundo de 2027 puede salvar al rugby australiano, piensa exinternacional Kearns

Australia tiene que conseguir la organización de la Copa del Mundo de 2027 para evitar que el rugby se convierta en un deporte de "tercera...
  • El doble campeón del mundo australiano Phil Kearns en una imagen del 3 de octubre de 1999 durante la Copa del Mundo de rugby en Belfast
Sídney (AFP) |

Australia tiene que conseguir la organización de la Copa del Mundo de 2027 para evitar que el rugby se convierta en un deporte de "tercera fila" en este país, declaró este miércoles el doble campeón del mundo australiano Phil Kearns, quien está al frente del comité de candidatura.

Excapitán de los Wallabies, Kearns, que levantó la Copa del Mundo en 1991 y 1999 durante su importante carrera internacional (67 partidos con la selección), piensa que acoger el torneo podría "transformar" el rugby australiano, que atraviesa serias dificultades financieras y deportivas, con la selección hundida en el 7º puesto de la clasificación mundial.

Rugby Australia sufrió el año pasado una pérdida de cerca de 10 millones de dólares australianos (6,2 millones de euros). Todavía en estado frágil por la pandemia de coronavirus, la federación ha despedido a un tercio de su plantilla. Los jugadores del Super Rugby australiano alcanzaron un nuevo acuerdo salarial que supone una reducción del 30% de su sueldo con respecto a antes del COVID-19. Cuando el campeonato estuvo parado aceptaron una bajada del 60%.

El rugby a XV compite con disciplinas rivales como el rugby a XIII y el fútbol australiano, muy populares en el país.

"He escuchado decir que somos un deporte de segunda fila que va camino de la tercera", declaró Kearns, nombrado director ejecutivo del comité de candidatura. "Ganar (el derecho a organizar el Mundial) nos dará la oportunidad de no caer a ese tercer escalón... Si nos remontamos a finales de los años 1990 y a principios de los 2000, éramos un deporte de primera categoría en este país. No podemos negar que ha habido un retroceso", lamentó el ex hooker.

Muy crítico con los dirigentes australianos en los últimos tiempos, Kearns, de 53 años, estará acompañado por su excompañero John Eales y el ex primer ministro John Howard.

Australia, que organizó junto a Nueva Zelanda la Copa del Mundo inaugural en 1987, y después en solitario la de 2003, parte como favorita ante Rusia, que anunció a finales de julio que preparaba un dosier de candidatura. Argentina se retiró de la carrera.

Japón acogió la competición en 2019 y Francia hará lo propio con la edición de 2023, por lo que es poco probable que World Rugby escoja un país del hemisferio norte por tercera vez consecutiva. El máximo organismo del rugby internacional decidirá el país sede en mayo de 2022.



Metrolibre