El presidente del Comité Olímpico japonés rechaza las acusaciones de corrupción

Tokio (AFP) -

El presidente del Comité Olímpico japonés, Tsunekazu Takeda, rechazó este martes ante la prensa estar implicado en unos pagos sospechosos realizados antes de que Tokio fuera seleccionado para los Juegos Olímpicos de 2020, y pidió perdón por los posibles impactos que hubiera podido tener en la celebración del evento.

Takeda fue acusado hace un mes por un juez francés por este presunto pago.

'Nunca estuve involucrado en el proceso de decisión' sobre el pago, dijo Takeda al leer una declaración de unos siete minutos en la que aseguró 'ser inocente'.

Takeda, de 71 años, es sospechoso de haber autorizado dos presuntos pagos por un total de 2,8 millones de dólares de Singapur (1,8 millones de euros) en 2013, durante la campaña de la candidatura japonesa. En septiembre de 2013, Tokio obtuvo la designación para los Juegos Olímpicos en Buenos Aires, con 60 votos frente a 36 para Estambul.

La información judicial francesa, abierta en mayo de 2016, se interesó por dos pagos realizados en beneficio de la empresa Black Tidings de Singapur bajo el título 'Tokyo 2020 Olympic Game Bid', procedente de una cuenta en un banco japonés.

'No estuve implicado directamente en el contrato con Black Tidings', aseguró Takeda este martes.

Black Tidings estaba gestionado por un consultor cercano a Papa Massata Diack, personaje central de varios casos de corrupción en la cumbre del deporte mundial.

Escudándose en las conclusiones de la investigación de un panel de tres juristas designado por el Comité Olímpico japonés en 2016, Takeda insistió en que el monto sospechoso correspondía a 'remuneraciones legítimas de un consultor'.

Asegura que nadie sabía que Black Tidings estaba vinculado a Papa Massata Diack.

Papa Massata Diack, un antiguo consultor en marketing de la Federación Internacional de Atletismo, es sospechoso de haber recibido varios millones de euros de sobornos en contratos de patrocinio o para favorecer las candidaturas de Rio de Janeiro y de Tokio en los Juegos Olímpicos de 2016 y 2020.