El Tour de Francia 2020 se anuncia de nuevo muy montañoso

Un año después de una edición marcada por la altitud de los Alpes, el Tour 2020 se anuncia de nuevo muy montañoso. Una elección ligada...
  • Un grupo de ciclistas corre la 20ª etapa del Tour de Francia, entre Albertville y Val Thorens, el 27 de julio de 2019
París (AFP) |

Un año después de una edición marcada por la altitud de los Alpes, el Tour 2020 se anuncia de nuevo muy montañoso. Una elección ligada estrechamente a la gran salida, en Niza el 27 de junio, a los pies de los colosos.

El director de carrera Thierry Gouvenou guarda el secreto sobre los detalles del trazado de la próxima edición de la Grande Boucle, que se presentará el martes en París. "Casi no vamos a salir de la montaña, media o alta, es el espíritu general de este Tour", adelantó a la AFP.

Encargado de buscar las novedades en el terreno y dar continuidad a las grandes líneas marcadas por el director del Tour Christian Prudhomme, Gouvenou es la persona indicada para hablar de las diferencias entre la edición de 2019 y la de 2020: "En términos de dificultad general, será casi idéntica. El desnivel total, será incluso superior".

Sin ofender a los locos de los datos y de las estadísticas, el desnivel no es el valor más importante. "Es un índice entre otros", señaló Gouvenou. "En 2020 vamos a acumular mucho desnivel en etapas que no son recorridos de alta montaña", añadió.

El año pasado el total esperado (antes de la modificación sobre la marcha de las etapas de Tignes y Val Thorens debido a las tormentas) era de 54.000 metros, muchos más que la edición de 2018 y sus 45.000 metros. ¿Será el próximo Tour una nueva etapa en la carrera de los récords?

- 'Dos años que se salen de lo ordinario' -

"Es solamente la oportunidad de salir desde el sur de Francia. Desde el segundo día proponemos algo duro", explicó Gouvenou: dos puertos importantes (La Colmiane y Turini) de unos 15 kilómetros, distanciados de la meta, otro más corto (Eze) en el final. Ningún Tour contemporáneo se había atrevido a entrar tan rápido en materia.

¿Este panorama provocará que los velocistas se desanimen? "No, aunque hay muy pocas etapas completamente llanas", dijo el director de carrera. "Habrá algunas en que los esprinters podrán llegar al final y pelear por el triunfo, pero nunca será fácil", añadió.

"2019 y 2020 son claramente dos años que se salen de lo ordinario, con dos Tours muy inclinados al sur. El año próximo entraremos en una nueva secuencia. Sabemos muy bien que vamos a regresar a recorridos más clásicos, con el llano y terrenos moderadamente montañosos", avisó.

¿La razón? En primer lugar, la salida, fijada en Copenhague para 2021. "Salir de Dinamarca significa tener tres días de llano", avisó Gouvenou.