Tiene esperanza en los niños trovadores

El experto en décimas Arcadio Camaño lleva años tratando de recuperar la esencia de este género panameño a través de la enseñanza de los alumnos. A lo largo de su trayectoria, ha representado al país en diversas naciones y se ha ganado el respeto
  • El trovador Arcadio Camaño.
  • Niño panameño durante un festival de versadores y trovadores.
Karoline Santana |

El trovador veragüense Arcadio Camaño ha dedicado gran parte de su vida a la carrera que resalta lo vernacular de nuestro país y con mucho esfuerzo ha representado al país internacionalmente.

¿A qué edad comenzó a cantar décima?

Al culminar mis estudios secundarios. Al trasladarme a la ciudad a estudiar en la universidad, en medio de la tristeza por los problemas económicos, recordé los tiempos en que junto a mi abuelo escuchaba décima.

La nostalgia me llevó a empezar a leer décimas y escuchar cantaderas. Fui escritor de décimas en un semanario que ya no existe y Bebito Vargas fue el primero que me invitó a la tarima.

¿Qué fue lo más complicado?

Salomar en diferentes torrentes. A veces me salía de las tarimas porque no podía cantarlos.

¿Cuál es la diferencia de décima con humor y la tradicional?

La de humor hay que estudiarla y lograr que las personas se rían o lloren. En otros casos,  le enseña al público.

¿Cómo ve el mundo de la cantadera en la actualidad?

Está pasando por una crisis de contenido. No están aprendiendo décimas como nuestros antecesores, que llevaban una gama de temas para enseñar al pueblo.

Antes  tenían al pueblo educado, los de ahora no siguen la tradición y da lástima, a pesar de que existe la tecnología y educación. Lo que dicen los fanáticos, es que repiten muchos los temas, por eso se han alejado.

¿Por qué decidió darles clases a los niños?

En el 2002 tuve contactos con cubanos y me quedé sorprendido del nivel de lenguaje en el canto. Tomé la decisión de irme con un experto a tomar clases en Cuba, para ir mejorando, donde conocí a muchos poetas. Esto me dio la oportunidad de ir a otros países a dar talleres.

¿Dónde labora?

Departamento de seguridad ciudadana, donde trabajo el proyecto “Cantando en nuestras fronteras”, en el que tengo a 200 niños recibiendo mis talleres, que involucran a 20 escuelas.

Esos pequeños han ido a otros países. Pertenezco al comité de la Jornada Iberoamérica de Niños y Jóvenes Trovadores y Versadores y seremos sede en el 2021 en distintas provincias del país.

¿Dónde se puede estudiar décima?

No hay una escuela, porque yo soy el único que la enseña en distintos lugares.

¿Qué es lo más gratificante de su profesión?

Tener la oportunidad de ir a otros países, conocer otras culturas y llevar a niños de distintos campos conmigo.

¿Cómo califica nuestra educación?

Tenemos que trabajar en el mecanismo de la pedagogía de la formación y la memorización.

¿Hay esperanza en la cultura?

Lo peor que ha pasado en la música ha sido el reguetón, con sus letras que no dicen nada, tienen impurezas y vulgaridades. Existe un estancamiento.

 

e

 

Karoline Santana
[email protected]
Twitter: @karolineliz
Instagram: @karo1722